Este viernes, Francisco Madrid presentó un adelanto de su Panorama de la Actividad Turística de México, correspondiente al segundo trimestre del año, y en las 55 páginas que componen la presentación, hay una que describe el gran desafío que debe desarrollar el país en la Sector turístico de excursiones.

Este es un memorándum sobre el tráfico de pasajeros entre México y Estados Unidos, 2022 vs 2019, y donde salta a la vista la magnitud del problema de que la aviación mexicana quede en la segunda categoría del gobierno estadounidense.

Un problema que increíblemente quedó sin resolver cuando el gobierno del presidente Felipe Calderón lo resolvió en un año, lo que por extrapolación llevó al canciller Marcelo Ebrard a decir que lo haría en menos de 12 meses, cuando ahora la meta no es lograr dos.

“Debido a la salida de Interjet del mercado y la incapacidad de aumentar el número de vuelos por la relegación de la autoridad aeronáutica mexicana a la categoría 2 por parte de la administración federal de Estados Unidos”, señala Madrid, “las aerolíneas nacionales están acumulando una pérdida de 2,3 millones de pasajeros internacionales entre vuelos entre México y Estados Unidos. Esto corresponde a una pérdida en ventas de aproximadamente nueve mil 200 millones de pesos.

El problema no solo atañe a las aerolíneas mexicanas, que no pueden aumentar la frecuencia de vuelos ni abrir nuevas rutas a Estados Unidos, sino también a la actividad turística en general, cuyo principal motor de desarrollo internacional es precisamente ese país.

Otra víctima es el Aeropuerto Internacional. Felipe Ángeles (AIFA) pues ya hay rutas anunciadas como una de Volaris a Los Ángeles; pero esto no se puede encargar debido a que se rebajó a la categoría dos.

El gobierno, en lugar de proporcionar los recursos necesarios para cumplir con las regulaciones estadounidenses, ahora está restringiendo los vuelos desde el Aeropuerto Internacional de México para presionar a las aerolíneas para que utilicen AIFA.

El Centro de Investigación y Competitividad Turística Anáhuac (Cicotur), que regenta Madrid, publicó recientemente que entre enero y mayo la diferencia de llegadas de estadounidenses a México respecto al mismo período de 2019 aumentó en 19.5 por ciento.

El segundo emisor de viajeros, Canadá, sigue rezagado en -46,3%, y Colombia, desde un 59,8% arriba, representa apenas el 6% del total de estadounidenses.

A fines del año pasado, la participación de mercado de las aerolíneas estadounidenses aumentó del 68,4 % en 2019 al 72,4 %, mientras que las aerolíneas nacionales cayeron del 31,6 % al 27,6 %.

Con la competencia abierta en muchos destinos internacionales, hasta ahora la historia de México, que gana presencia en el mercado estadounidense por el simple hecho de que sus fronteras están abiertas, ha llegado a su fin.

De hecho, los datos de Cicotur muestran que las aerolíneas estadounidenses transportaron 21 millones de viajeros entre ambos países en 2019 y 21,1 millones en 2021; este año pueden aumentar, pero de nuevo ligeramente.

El regreso a la primera categoría se logrará gracias a los recursos, la formación, el personal, no a las declaraciones y la buena voluntad; Como resultado, México no solo está perdiendo una oportunidad debido a su manejo inconsistente de TMEC, sino que su relación con el turismo estadounidense en los últimos años puede estar enfriándose.

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *