La reconstrucción de la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) se completará en un plazo de 13 meses, de los cuales tres se utilizarán para la implementación del diseño ejecutivo y los 10 meses restantes por trabajo, según información del sector aeroportuario.

En un diagnóstico para el AICM, elaborado este mes, se explicó que el proyecto costaría dinero 600 millones de pesosy según anunció el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, el 11 de agosto, la obra será financiada por el gobierno de la Ciudad de México.

Proyecto llamado La Alternativa de Reconstrucción Definitiva, propone refuerzo de un total de 56 mil metros cuadrados T2, a un costo estimado de 10.000. 700 pesos el metro cuadrado.

Las obras incluyen la construcción de placa de fondo de 60 cm, muros de carga bajo contravigas y la construcción de bloques de refuerzo en postes metálicos asegurar la firmeza de la estructura,; y además, se derribará el pilote expuesto.

Adeudado, la estructura no mostrará ningún relieve visibleTampoco será necesario adecuar más las rampas de vehículos ni las zonas de paso de personas del edificio. En sus cimientos, la estructura objetivo cumplirá con el Reglamento de Edificación.

Este proyecto fue el resultado del trabajo realizado en la Mesa 1 denominada “Antecedentes de la Terminal 2 del AICM” en el que participaron la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes, AICM, Aeropuertos y Servicios Conexos, Gobierno de la Ciudad de México e ingenieros. Universidad Nacional Autónoma de México. Los resultados de los ensayos analizados en las tablas excluyen la supuesta necesidad de demolición por accidentes mayores, como se supone.

“El edificio no presenta derrumbes ni asentamientos diferenciales significativos (estos están por debajo de los límites reglamentarios). La emisión aparente de 1.4m de Edificios Terminal, Gran Patio Central y Estacionamientos aprox”, se puede leer en informes de 2017, los cuales fueron analizados por especialistas.

Exhibición de contrabajo”aunque son daños estructurales, no se toman en cuenta«; mientras que las pilas no presentan daños estructurales.

Luego de los sismos de 2017 de magnitud 8.2 y 7.1, se realizó un estudio de seguridad estructural e informes post-sismo, de los cuales les habían dado pruebas de que el lugar era seguro. Sin embargo, los sistemas como el drenaje y el agua potable colapsaron, por lo que se tomaron acciones correctivas durante este tiempo.

Quizás le interese leer: El Estudio de Capacidad AICM de IATA estará listo con anticipación

Con información obtenida de alianza con A21.

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *