Una de las consignas electorales del presidente Andrés Manuel López Obrador fue que acabaría con el infierno de la marginación en los paraísos turísticos; un blanco donde el mercado podría poner su granito de arena, aunque lesionaría los intereses de algunos políticos de Morena.

La escasez de agua y las restricciones de electricidad son dos problemas que afectan a Baja California Sur en general ya Los Cabos en particular.

La principal fuente de agua potable en el principal destino turístico de lujo de México es la que se acumula durante la temporada de lluvias; excepto los pozos que hayan sido perforados para extraer agua del subsuelo y que requieran aprobaciones gubernamentales.

Muchos tienen políticos y sus familiares que gobernaron el estado en el pasado y ahora regresan porque todos son luchadores en Morena, de donde proviene el actual gobernador Víctor Manuel Castro.

Así que es solo que algunos de estos hoteles de súper lujo que tienen tanto éxito todavía pagan «narguiles» para alimentar sus tanques.

El precio lo determina la oferta, pero incluso en períodos de escasez, esto no tiene efecto en las finanzas del hotel; en una plaza, donde el precio promedio de la habitación ya supera los $400 la noche, antes de la pandemia estaba por debajo de los $230.

El problema son los trabajadores de los asentamientos rurales, que muchas veces no cuentan con cisterna o tanque de agua; así que en verano, con temperaturas cercanas a los 40 grados centígrados, el «infierno» sin agua es aún más difícil de superar.

Donde la Asociación de Hoteles de Los Cabos tiene 84 miembros registrados, incluyendo algunos en Todos Santos y el Cabo Oriental; un grupo de empresarios hizo un inventario de los que ya son autosuficientes en el agua.

Hay un total de 36 hoteles e instalaciones, aunque en algunos casos alguna organización empresarial ha invertido en varias plantas desaladoras capaces de producir agua potable mediante un proceso de ósmosis inversa.

Algunas de las variantes son pozos de playa; pozos de absorción; tiros abiertos; toma directa al mar e inyección directa y juntas tienen una capacidad de producción de más de 50 mil metros cúbicos por día.

Algunos de los hoteles que cuentan con esta infraestructura son Cabo Villas; Partido de la Marina; La Casa Dorada; Plaza Puerto Paraíso; Hacienda Encantada; Waldorf Astoria; Hilton; toldos; El Gran Partido Americano; Gran Maya; Playa grande; el sol el mar; Dorado; Instalación; Diamante; Grupo Pueblo Bonito; el Golfo de Chile; Estancia; Tesoro; Tesoro del Estado del Cabo; jadeante; Autobuses Royal Solaris; Barceló; capa azul; Pobladores de El Pedregal; JW Marriot; Hyatt Zica y Secretos de Puerto Los Cabos.

Sus capacidades de producción varían, en algunos casos estrictamente orientadas a satisfacer sus necesidades; pero algunos otros tienen excedentes que se pueden vender a la comunidad, incluso a través de la parroquia.

Se ha hablado durante años y las autoridades locales han retrasado las negociaciones con las autoridades federales.

Basta sumar dos más dos para saber que si bien existe la posibilidad de solucionar el problema de la escasez de agua; Los más afectados serían los dueños de los pozos y cañerías que aún llenan las bolsas de dinero.

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *